среда, 8 августа 2007 г.

La formación psicosocial y su impacto en las comunidades de Indonesia



Por: Bonnie Gillespie, Oficial de Prensa, programa de la Cruz Roja Americana para la recuperación de las víctimas del tsunami

11/11/2005 - BANDA ACEH, Indonesia — Sanusi Ismail es un profesor de filosofía muy ocupado de la provincia Aceh de Indonesia que, además, sobrevivió al tsunami del Océano Indico de diciembre del año pasado. Perdió a cuatro miembros de su familia, por lo que Sanusi sabe de primera mano el tipo de dificultades por las que cientos de miles de sus conciudadanos deben pasar.

Cuando vio un anuncio que pedía colaboradores para trabajar con el programa de apoyo psicosocial de la Cruz Roja Americana y en donde se describían las actividades para ayudar a las comunidades a recuperarse de los efectos de la catástrofe, Sanusi supo que había encontrado un modo de participar activamente en el proceso de restablecimiento que se está llevando a cabo actualmente en su región.

En estos momentos, Sanusi está a punto de convertirse en un especialista en intervención en crisis con la Sociedad de la Cruz Roja de Indonesia (Palang Merah Indonesia o PMI) y, junto a otros 15 residentes de Aceh seleccionados para el programa, se encuentra en estos momentos tomando cursos de capacitación que imparten miembros del equipo de apoyo psicosocial de la Cruz Roja Americana sobre métodos y aplicaciones de este singular programa. “Creo que proporcionar apoyo psicosocial es un buen modo de ayudar a la recuperación de la comunidad en su conjunto”, dice Sanusi. “Todos hemos pasado en Aceh por el trauma del tsunami, por lo que resulta positivo que la Cruz Roja posea programas de este tipo que cubren pueblos enteros y gente de todas las edades”.

Los programas psicosociales, que la Cruz Roja Americana comenzó a emplear en 1989, evolucionaron a partir de las aproximaciones localistas a los problemas de salud mental como consecuencia de un desastre. Después de un desastre, se ocupa a la gente en actividades comunitarias tales como cantar, bailar, pintar y en participar en ceremonias tradicionales que ayudan a cada persona a reconstruir los lazos afectivos y a enfrentarse a sus principales preocupaciones. Gracias a esta estrategia se incrementa la capacidad de recuperación de los sobrevivientes y se ayuda a restaurar la estructura de las comunidades.

La Cruz Roja de Indonesia y la Cruz Roja Americana han colaborado en Aceh para adaptar los cursos y los materiales para la enseñanza de un modo específicamente diseñado para las nuevas condiciones que se han creado en esta provincia después del tsunami así como para ajustarse a la cultura local.

“La clave de estos cursos de formación y del propio apoyo psicosocial está en reconocer que la comunidad posee la capacidad para recuperarse y cicatrizar sus heridas, nosotros simplemente les ayudamos a que lo hagan” comentó Sujata Bordoloi, Directora del Programa de Apoyo Psicosocial de la Cruz Roja Americana en Indonesia.


Sujata Bordoloi, Directora del Programa de Apoyo Psicosocial de la Cruz Roja Americana en Indonesia, ayuda en la sesión de apertura del curso de especialista en intervención en crisis. (Fotografía: Bonnie Gillespie/Cruz Roja Americana)

Gracias a un programa muy completo, los estudiantes que participaron en el curso de Especialista en Intervención en Crisis estarán bien capacitados para formar a los nuevos voluntarios para el programa de apoyo psicosocial de la Cruz Roja a nivel local. Así, gentes de la zona que han recibido el curso pueden emplear lo aprendido en sus propias comunidades, lo que tendrá un impacto duradero en los pueblos y villas destrozadas por los tsunamis.

“Después de una tragedia los sobrevivientes pueden llegar a perder toda esperanza y toda motivación para seguir adelante, pero al volver a reunir a la gente se ayuda a restaurar el sentido comunitario, de modo que se los anima a que tomen ellos mismos la iniciativa y puedan mirar hacia el futuro con otros ojos,” dice Bordoloi.

Gracias a la incorporación de 16 especialistas en intervención en crisis, el horizonte de las actividades de apoyo psicosocial de la Cruz Roja crece rápidamente. La formación de personal y voluntarios nuevos ya ha interesado al Ministerio de Educación y a los maestros locales que quieren hacer que los niños participen en programas psicosociales. Voluntarios de la PMI ya están llevando a acabo actividades psicosociales en 13 villas de Banda Aceh y en 30 comunidades del vecino distrito de Aceh Besar, que ayudarán a más de 13.500 sobrevivientes del tsunami.

“Estoy muy ilusionado con participar en este programa,” dijo Sanusi. “Sé que ayudará a la gente de Aceh, gente como yo, mi familia y mis vecinos".